Cómo Prevenir y Tratar la Anorexia en Niños de 0 a 6 Años

El término Anorexia procede del heleno a-/an- como negación y orego de donde procede el concepto de deseo.

En un marco epidemiológico la anorexia tiene 2 puntos de continuidad primordiales, a media parta de los 14 años, al comienzo de los 18 años y hay un pequeño porcentaje que llega al 8% que desarrollan anorexia antes de los diez años .

Causas de la anorexia inquieta en pequeños

Toda persona que ha sufrido o sufre anorexia inquieta tiene sus fundamentos que desencadenaron la patología. Las causas tienen la posibilidad de ser sicológicas, en el momento en que los pequeños están influidos por el medio que los circunda, u orgánicas o funcionales, empezando la patología con falta de apetito o cualquier cambio físico que lleve a cabo que el tolerante deje de comer, y después se alargará hasta el momento en que se vuelva una psicología patología.

En los pequeños, en los últimos tiempos, el ambiente que les circunda acostumbra ofrecer las causas, en el hogar o en el instituto en el momento en que están con otros pequeños. Desde inconvenientes familiares como la separación de los progenitores, o en el momento en que los propios progenitores son muy rigurosos con los hijos.

La anorexia se genera en el primer año para bastantes pequeños: Tras un año comienzan a comer peor.

En el momento en que un niño tiene un año ahora come prácticamente de todo y es común que haya probado la «comida de adulto».

La gente del ambiente (familia, amigos…) cambian de opinión en relación a la nutrición del niño. Aceptan que puede comer cualquier cosa en este momento. Y eso es como dejarles sugerir cualquier clase de comida al niño en todo instante.

¿Qué tienen la posibilidad de realizar los progenitores?

Que el niño decida qué comer en el momento de comer. Prácticamente todos los pequeños comen una cantidad correcta. Si el niño tiene apetito, va a comer. Si no, vas a tener apetito para la próxima comida.

  • Efectuar 5 comidas cada día pero con moderación para las meriendas de media mañana y media tarde.
  • No picar entre comidas para eludir que el niño se sacie y después no tenga apetito. Es requisito cerciorarse de que el niño llegue a las comidas con el estómago vacío.
  • El niño debe comer solo y hay que promover su independencia.
  • Diviértete con la hora de comer y solicita al niño que participe en la preparación de los platos.
  • Impide centrar la charla en la mesa de forma exclusiva en la comida.
  • No postergar la hora de comer: entregar un tiempo prudencial para comer.
  • Si toma mucha leche, puede completar a los bebés y achicar su apetito. Limite la proporción de leche a 500 ml al día, puesto que la leche tiene dentro tantas calorías como la mayor parte de los alimentos sólidos.

Trastornos de la nutrición en la adolescencia y juventud

En esta etapa del avance infantil, el conjunto de iguales recibe fuerza y ​​presión popular sobre la nutrición y la imagen que los jovenes tienen de sí mismos. Los próximos son los inconvenientes alimenticios que lograras ver en estas etapas:

En esta etapa, la anorexia inquieta se identifica por el deseo del joven de sostener un peso bajo el habitual. No tienen presente el peso perfecto para tu altura, edad, sexo o constitución física. Por consiguiente, se genera una pérdida de peso severa y puede poner en riesgo la vida. Se considera un trastorno siquiátrico y a veces necesita régimen hospitalario.