Aceptando una Vida de Amor y Alegría: Cómo Aceptar un Hijo con Síndrome de Down

Aceptando una Vida de Amor y Alegría: Cómo Aceptar un Hijo con Síndrome de Down

Aceptando una Vida de Amor y Alegría: Cómo Aceptar un Hijo con Síndrome de Down

NOTA: Octubre es el mes de la concientización sobre el síndrome de Down

Diagnóstico

En la situacion del diagnóstico prenatal, los expertos tienen que poder brindarle la precisas. a fin de que logres tomar una resolución sobre la herramienta de efectuar cualquier género de prueba, valorando las ventajas y peligros de cada una.

Usted, como madre, debe aceptar esta clase de pruebas, por ligerísimamente invasivas que sean, hasta el momento en que entienda qué género de información le van a dar y cuáles van a ser sus opciones tras saber los desenlaces. La prueba diagnóstica más habitual con el resultado mucho más fiable es la amniocentesis.

Todavía recuerdo el día que nos afirmaron por vez primera que nuestro hijo podría tener Síndrome de Down. Puse mi cara tal y como si comprendiera lo que me afirmaban y me quedé parado eternamente hasta el momento en que el doctor acabó de charlar sin poder oír considerablemente más. En el momento en que salimos de la oficina pude ofrecer 2 o tres pasos antes de desplomarme y plañir, y conmigo se desmoronaron todos nuestros sueños, proyectos y proyectos sobre ese hijo. mi cabeza. pero lo más esencial, ¿en este momento qué? ¿De qué forma va a ser para un niño con síndrome de Down? ¿Va a tener un enorme encontronazo? ¿Caminará? ¿Va a ser con la capacidad de vivir una vida habitual? Mi cabeza pasaba por muchos casos que atendía en mi consultorio… En este momento me iba del otro lado, a la vera de las mamás de pequeños con pretensiones destacables y todo cuanto veía que afectaba con eso.

Y comenzó el desafío. Por el hecho de que hay que pasar por un desafío, debemos pasar nosotros. Por el hecho de que en el momento en que somos progenitores todos comenzamos a soñar, conociendo a ese niño imaginando de qué forma va a ser, qué va a hacer, qué le agrada, exactamente en qué deportes se va a apuntar, qué carrera va a estudiar… , mil castillos en el aire, pero eso pensamos que es cierto, por el hecho de que nuestro hijo es cierto Pero con el diagnóstico de Síndrome de Down o el viable diagnóstico (en ocasiones no es un diagnóstico claro y encima hay un tiempo de indecisión allí), ese niño proyectado desaparece, por el momento no está, lo perdemos. Y tu mal es una enorme pérdida. Por esa iniciativa de niño, que debe caminar un año, que debe comenzar a tomar sólidos, charlar, leer y redactar en un tiempo preciso y aguardado, vamos a aprender a querer y gozar del hijo que está aguardando. de todos modos, suponiendo que lo va a hacer (o no) en el momento en que esté listo. Y nos olvidamos del reloj, y no ofrecemos nada por sentado, contentos de comprender a nuestro hijo real, permitiéndole sorprendernos con cada logro.

Leer Más  Cómo Hacer Slime con Espuma de Afeitar: Los Ingredientes Necesarios Explicados

Si quieres ver otros artículos similares a Aceptando una Vida de Amor y Alegría: Cómo Aceptar un Hijo con Síndrome de Down puedes visitar la categoría Blog o revisar los siguientes artículos

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información