Consejos para Desarrollar la Competitividad en Niños: Una Guía Práctica

Consejos para Desarrollar la Competitividad en Niños: Una Guía Práctica

https://youtu.be/yasXfZW2Bio

Pequeños confrontados Claudia Moreno

Entre los 3 y 5 años, los pequeños por lo general son egocéntricos. Se piensan el centro del cosmos y les resulta bien difícil ver las cosas desde otras perspectivas. Se piensan mejores y mucho más esenciales que el resto. Pequeños confrontados

Índice
  1. La sana rivalidad vista como un fin
  2. ¿De qué manera fomentar la sana competitividad en los pequeños?
    1. Los resultados positivos de la sana rivalidad
    2. Rivalidad o cooperación: ¿cuál es preferible?

La sana rivalidad vista como un fin

Según la etapa de desarrollo del niño y la pequeña, se quiere enseñarles a enfrentar los desafíos que la vida les puede enseñar, sin sentirse abrumado o intranquilo. El propósito de la sana rivalidad es amoldar sus puntos fuertes y características para sobrepasar cualquier contratiempo.

Los progenitores y docentes juegan un papel primordial en todo este desarrollo. Estas figuras les van a enseñar y les asistirán en su trabajo a desarrollar empatía por un individuo afín, y a desarrollar tolerancia frente a la frustración, lo que revela que la victoria es una exclusiva ocasión de optimización.

¿De qué manera fomentar la sana competitividad en los pequeños?

Lo positivo de la competitividad es que anima a los pequeños a asumir desafíos, a procurar llevarlo a cabo lo más bien que se pueda. De ahí que, con cada victoria y avance se hace más fuerte la autovaloración y la seguridad en uno mismo, mientras que se promueva en el hogar la iniciativa de que los fallos son una parte del estudio y que son naturales.

En el final esos pequeños a los que se les solicita bastante ven cualquier fracaso como un fracaso personal. Esto daña bastante la imagen que tienen de sí mismos y tienen la posibilidad de padecer bastante en el momento en que no alcanzan la perfección. Asimismo tienen la posibilidad de tener temor a los retos, por el hecho de que el fracaso no es una alternativa para ellos y por ende es preferible no procurarlo.

Los resultados positivos de la sana rivalidad

En este sentido, se puede destacar que el papel de los progenitores es primordial, poniendo límites o enseñándoles con el ejemplo. La competitividad vista desde la perspectiva del desarrollo y no desde la victoria como fin, es una enorme ocasión para enseñarles la empatía y el respeto por el resto. Los progenitores tienen la posibilidad de mudar su actitud frente su victoria o derrota, recuerden que siempre y en todo momento vamos a ser sus referentes, tienen que ver como nosotros asimismo intentamos de superarnos en nuestros proyectos y, quizás con nosotros triunfemos o no. Pero no por este motivo, nos dejamos llevar por la frustración y el desánimo. Promoviendo la sana competitividad de nuestros hijos tenemos la posibilidad de hallar varios provecho que facilitarán su avance personal:

  • Apreciar el ahínco y no el resultado
  • Gozar con lo que hacen
  • ) Trabajo en grupo
  • Albañilería
  • Estudiar de los fallos y comprender perder
  • La especialidad y la relevancia de una aceptable preparación
  • (tixag)

    (tixag) tixagb_14) )

Rivalidad o cooperación: ¿cuál es preferible?

¿Competir o colaborar? ¿Qué debemos educar a nuestros hijos? La verdad es que las dos esferas son del mismo modo definitivas. Es legítimo y demasiado positivo educar una sana competitividad donde el niño aprenda a sobresalir y pelear por un propósito. El inconveniente, no obstante, es en el momento en que la competitividad no tiene empatía y lleva a la agresión.

Es bueno tener las capacidades suficientes para ser competitivo y asimismo hay que estudiar a ser cooperativo y solidario. Una situación que no debe contradecirse, ni al reves. Pero como sociedad sobreestimamos la competitividad y con eso exaltamos a los que ganan y desesperamos a los que fallan, a los que no alcanzan, a los que se quedan atrás.

Leer Más  quien no te valora mañana te extraña

Si quieres ver otros artículos similares a Consejos para Desarrollar la Competitividad en Niños: Una Guía Práctica puedes visitar la categoría Blog o revisar los siguientes artículos

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información