¿Por qué los Niños Muerden a su Madre? Descubre los Motivos y Cómo Evitarlo

Aparte de entender de qué forma accionar en el momento en que sucede, probablemente desees comprender si existe alguna forma de eludir que se transforme en un hábito. Si un bebé o niño pequeño muerde, existen algunas cosas que puede realizar para romper el hábito.

  • Conoce el fundamento y actúa a tiempo: si conoces el fundamento o cuándo frecuenta morder tu hijo, va a ser mucho más simple prevenirlo. Puede ser en el momento en que le quitan sus cosas, en el momento en que otro niño le chilla o en el momento en que está cuidando a su hermano. Si asiste a un centro infantil, los docentes tienen la posibilidad de estar alerta y asistirle a detectar esos instantes.

Por qué razón muerden los pequeños

Los pequeños tienen la posibilidad de morder por múltiples fundamentos y esto hay que saberlo para desviar la situación. Las próximas son ciertas situaciones en las que los pequeños tienen la posibilidad de ser mordidos:

  • Expresar sentimientos. Los pequeños pequeños tienen la posibilidad de morder para expresar amor de manera intensa y no tienen idea probarlo de otra manera. Es una manera de probar amor. Asimismo tienen la posibilidad de morder para expresar malas intenciones como enfado, íra, frustración, enfado…
  • Experimenta. Los pequeños pequeños aprenden de qué forma marcha su cuerpo por medio de la experimentación, asimismo tienen la posibilidad de morder por el hecho de que se sienten nerviosísimos.
  • Dientes. Los bebés tienen la posibilidad de morder por el hecho de que les salen los dientes y la erupción de los dientes de leche les duele las encías.
  • Para protección. Los pequeños pequeños tienen la posibilidad de estudiar a morder como técnica de defensa (singularmente en el momento en que aún no charlan y no tienen idea de qué forma expresar sus sentimientos). En el momento en que un niño se siente conminado y se pone inquieto, puede morder… En el momento en que muerde, el atacante se distancia y ya no es una víctima.
  • Según control. Ciertos pequeños aprenden a morder para animar a otros a llevar a cabo lo que desean, en ocasiones no lo hacen de manera consciente. En el momento en que un niño pequeño de la familia muerde, es posible que lo realice para ganar poder… y es una manera rápida de llamar la atención.

¿Es muy normal que mi hijo muerda?

La primera cosa que debemos entender es que es totalmente habitual que los pequeños muerdan. con métodos mucho más básicos, de qué manera se puede hallar un mordisco», enseña Silvia Álava. De ahí que, “en el momento en que los pequeños son tan pequeños, no debemos ofrecerle tanta relevancia a que muerdan”, lo que quiere decir que no debemos enseñarles que no está bien morder. “Si bien sepamos que es habitual, no deberíamos validarlo, y deberíamos continuar enseñando al niño que morder no está bien, que morder hace daño a la otra persona”, aclara Álava.

En este momento que entendemos que es totalmente habitual que nuestros hijos muerdan como forma de expresar sus sentimientos, incluyendo el enfado, o para protegerse, debemos tener claro asimismo que los mayores no debemos validar esta Forma. de accionar Entonces, ¿de qué forma debemos accionar? Silvia Álava nos ofrece ciertas pautas:

La boca, una región muy particular

A lo largo de los primeros años de vida, la boca ocupa un espacio preponderante en la vida de los pequeños. Llamamos «etapa oral» a la que va desde el instante del nacimiento hasta precisamente los 2 años de vida. Recibe este nombre pues la actividad del niño se enfoca prácticamente de forma exclusiva en su boca a lo largo de este periodo.

Es la región mucho más sensible del niño. Satisface pretensiones biológicas, tal como esenciales pretensiones sicológicas. Mediante él no solo se nutre, sino consigue su primera experiencia de contacto y reconocimiento de todo el mundo exterior.